Cómo romper la rutina en el trabajo

Publicado por Nubox Colombia

¿Tienes mucha carga laboral? El trabajo sigue siendo una fuente de felicidad para muchos profesionales, pero algunos están enfrascados en una rutina que deben romper para manejar el estrés diario y recuperar la pasión por alcanzar nuevas metas. ¡Te damos unos consejos para que le des energía a tu día a día!

Si estás buscando una manera de lograr una mejor calidad de vida y de poder ser más productivo en el trabajo, con menos esfuerzo, la solución es simple: romper la rutina laboral.

Suena complicado considerar la opción de evitar el estrés y la rutina, pero puede convertirse en una gran oportunidad para enfrentar desafíos, realizar cambios y cumplir con las tareas de cada día. Y esto va especialmente dirigido a contadores y emprendedores. 

¡Más energía!

Cuando el trabajo se torna repetitivo, en vez de buscar vías de escape, podrías verlo como una señal: ya cumpliste metas, así que es momento de buscar nuevos desafíos. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés laboral es una condición que afecta a muchas personas en el mundo. Por esta razón, la solución debe tomar en cuenta a la organización en las empresas, donde tiene que haber un entorno más satisfactorio y productivo.

 

¿Cómo encontrar más motivación y romper la rutina laboral?


Persigue nuevos 
retos

Analiza dónde está instalada la rutina; identifica qué tareas son las que están estancadas. De esta manera, podrás crear nuevos desafíos que te obliguen a mejorar tus habilidades, a volverte más creativo y productivo. 

Nuevas tareas y delegar

El trabajo de tu día a día - o parte importante al menos - consiste en los procesos que debes llevar a cabo de forma automática. Es por eso que la opción de delegar a otros miembros de tu equipo es una oportunidad de romper con la rutina; lo que permite liberar la atención de lo mecánico, para enfocarse en lo creativo de la actividad laboral.

Asume riesgos en lo que haces

Haz un análisis de los puntos rutinarios de tu trabajo, ya que ahí te das cuenta dónde hay posibilidades de innovar. Toma esta innovación como un reto, y enfrenta la tarea de mejorar lo que haces de una manera más creativa. 

Cambia tus horarios

Repetir los actos que no forman parte de lo laboral, sino del día a día, es lo que más da una sensación de que la rutina se está apoderando de tu vida. ¿Por qué no pruebas con un cambio de horario? Llega un poco antes a la oficina, cambia el horario en que haces las tareas, haz tus labores rápido (pero bien) y sal antes si puedes. ¡Aprovecharás más tu tiempo libre y tendrás una motivación distinta!

Cambia el entorno de trabajo

Muchas empresas se inspiraron en las oficinas de Google y su concepto de trabajo creativo. Empezaron a implementar áreas de juegos o de relajo, además de prácticas de interacción en las que los empleados pueden compartir y generar dinámicas creativas. Visita a tus compañeros en sus puestos de trabajo con un café, y conversa con ellos. ¡Un momento de distracción no hace mal a nadie!

Ten descansos frecuentes y breves

Cambia tu modelo de trabajo por una lista de tareas pendientes. De esta forma, realizarás una agenda diaria de objetivos a cumplir durante la jornada, y anda tomando breves descansos entre uno y otro. Esto ayudará a mantenerte más concentrado.

 

Lee también: "¿Tu concentración llegó a su límite? Mantente atento con estos tips"

Cambia los procesos lineales y repetitivos

Al cumplir siempre con la misma secuencia de procesos, llega la rutina. Una opción de despedirte de ella es ir variando el orden de las actividades que debes desarrollar, descubriendo también formas más creativas de encarar estas tareas diarias.

Cambia tu manera de empezar el día

Para modificar los procesos laborales, puedes enfrentar el comienzo de un nuevo día si cambias tu alimentación, rutina de ejercicios o tu medio de transporte. Deja el auto, súbete a una bicicleta y llegarás con otra mentalidad a la oficina. ¡Como nuevo! 

Expande tus competencias

No puedes negarte a la necesidad de aprender alguna habilidad. Deja de lado las preocupaciones y considera un curso que te permita ir más allá de tus conocimientos actuales; aunque también puedes involucrarte en la capacitación a nuevos empleados, pues a veces enseñar a los demás es una buena forma de refrescar lo que se sabe y, quién sabe, aprender algo.

¡Ama tu trabajo!

Romper la rutina laboral puede ser una oportunidad de crecimiento y de superación en el trabajo. A final de cuentas, todos los consejos para evitar la rutina se pueden reducir a uno solo: ¡Ama tu trabajo y disfrútalo al máximo!